biografía [d] carolina otero: la reina de la postal española

scan10073-x

Carolina Otero (1868-1965), más conocida como La Belle Otéro, fue una de las más importantes artistas del espectáculo en el alegre París de finales del siglo XIX y comienzos del XX. También tuvo fama de  cocotte, que es como llamaban en Francia a las prostitutas de lujo, y fue comparable a la de otras que también pertenecieron al mundo del espectáculo, como Cléo de Mérode (1875-1966), Sarah Bernhardt (1844-1923) o Liane de Pougy (1869-1950) y, como ellas, tuvo una vida singular además de longeva. Sigue leyendo

Anuncios

20.- EL ATUENDO DEL FALSO REY CALÉ

Scan10054 x

La pinta que tuvo Mariano Fernández Santiago, conocido en su tiempo por todos los granadinos como Chorrojumo, durante sus paseos laborales por la Alhambra fue más o menos siempre la misma. Tenía chaqueta corta oscura, a veces con gruesos botones, encima de una camisa blanca con chorreras, sobre la que se liaba una faja que también ocultaba la parte superior del pantalón también oscuro, que le llegaba hasta las rodillas. Sigue leyendo

X.- DÉROULÈDE Y LA PRENSA DONOSTIARRA

     xxx 2 bis    

Se puede decir que San Sebastián, finalmente, no ha sido nada agradecida con Paul Déroulède. Una vez tuvo la idea de  dejar la ciudad el 15 de julio de 1905 creyendo que iba a ser amnistiado por la Asamblea francesa, de que a cambio le fuera concedido un indulto pero que él nunca aceptó, de celebrar en el hotel Continental una comida de despedida a la que invitó a más de trescientos allegados y amigos españoles, de que dirigiera sus pasos hacia Viena, donde pasaría tres aburridos meses (en espera de mejores decisiones por parte de la Cámara francesa para poder así regresar definitivamente a Francia cuando ya llevaba cumplidos algo más de la mitad de su condena de diez años de destierro), solamente sus amigos donostiarras lo tuvieron en la memoria hasta que uno a uno fueron falleciendo. Sigue leyendo

HEMEROTECA 7: LA FALSA MUERTE DE LA TORTAJADA (1904)

Scan10025 xPor una curiosa circunstancia, una agencia de prensa extranjera dio por muerta a Consuelo Tamayo la Tortajada en 1904. El primero que da cuenta en España del suceso fue el diario Heraldo de Madrid el 2 de abril, siendo Luis Bonafoux (1855-1918), su corresponsal en París quien transmite la noticia: “Desde Hamburgo telegrafían que la célebre bailarina española la Tortajada ha muerto, víctima de un ataque de apoplejía, en la estación de Klesterthor, en el  momento en que estaba sacando billete para trasladarse a un puerto, donde debía embarcar para Copenhague. La Tortajada, muy aplaudida en París, era estimadísima en Londres, donde contaba por éxitos sus sesiones coreográficas”. Sigue leyendo

16.- EL OTRO NOMBRE DE LA TORTAJADA

Scan10273 b xLa vida de las vedettes más importantes del espectáculo, que actuaron en París, en Londres o en las más importantes capitales de Europa cuando iba a comenzar el siglo XX, estuvo siempre llena de misterios. Y ellas mismas acrecentaron estas historias, posiblemente en muchas ocasiones inventadas, en las que eran protagonistas habituales los magnates, reyes y personajes de la realeza y de la aristocracia, que pasaban por sus camerinos con joyas y valiosos regalos. Sigue leyendo

HEMEROTECA 5: OBITUARIO DE LA TORTAJADA (1957)

tortajada 1 x

“HA MUERTO LA TORTAJADA”

“Ha fallecido, en la inmediata ciudad de Santafé, en edad próxima a los noventa años, la que en los primeros años del siglo fue famosa artista Consuelo Tamayo “La Tortajada”.

Consuelo Tamayo, que tomó el nombre artístico del apellido de su esposo, don Ramón Tortajada, hombre de negocios catalán, recorrió en triunfo casi todos los países del mundo, actuando en las Cortes de los Zares, de la Reina Victoria de Inglaterra y de Luis de Baviera, de los cuales tenía fotografías dedicadas. Sigue leyendo

HEMEROTECA 1: OBITUARIO DE CHORROJUMO (1906)

[17]

“CHORRO É JUMO”

“A los ochenta años ha fallecido en Granada el rey de los gitanos, el famoso Chorro é jumo, que gozaba de una reputación universal.

Si hay quien se asombre de esta excesiva popularidad, recuerde que Chorro é jumo pasó casi toda su vida en la Alhambra, y que por allí han desfilado los curiosos de todo el mundo. Chorro é jumo se les ofrecía como cicerone, explicábales, a su modo, las históricas bellezas, les vendía interesantes fotografías y hasta les ofrecía su propio retrato en prenda de amistad o de gratitud por sus bondades pecuniarias. En su juventud, Chorro é jumo fue modelo de Fortuny. Sigue leyendo